<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9252516\x26blogName\x3dRadicalmente+Liberal\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://radicalmenteliberal.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://radicalmenteliberal.blogspot.com/\x26vt\x3d338769572517742805', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

3.2.05

Buttiglione: Cortejar a los radicales es un verdadero escándalo

Vuelve Buttiglione. Con una misión muy clara, impedir el pacto entre los radicales (Movimiento liberal, liberista y libertario italiano) y la coalición del centro-derecha. El líder democristiano ha arremetido contra sus compañeros de coalición por el mero hecho de plantearse negociar con los radicales.

Pannella es algo así como la representación del diablo para las jerarquías católicas (y sindicales!!!).

Habla Buttiglione “di valori incompatibili” con los radical-liberales italianos. Mientras, Berlusconi, frío y calculador, se limita a calificar de inconciliables las posturas de los radicales y el centro-izquierda por sus grandes diferencias en política exterior y económica. Berlusconi, al parecer, discrepa de Buttiglione y quiere resucitar de cara a las generales del 2006, el espíritu de la revolución liberal (liberista) que preconizaron su partido y el de Pannella a principios de los noventa.

A Berlusconi parece importarle menos -¿por qué será?- la principal carta (una carta innegociable) que los radicales han puesto en el tapete de las dos grandes coaliciones: un pacto previo por la regeneración política que tenga en cuenta (para subsanarlas) las irregularidades cometidas en las últimas elecciones regionales.

Los radicales son víctimas de su propio éxito político. Han combatido el sistema proporcional puro que les permitía estar comodamente representados en todas las instituciones. Es una buena muestra de la grandeza de un pequeño gran partido. Un partido con pocos votos, pero mucha influencia/prestigio. Un partido re(querido).

En unas horas se reúne el núcleo dirigente radical y las planas mayores de los grandes partidos para tomar una decisión. El pacto con los radicales es un compromiso por la regeneración política. También una forma de sentar las bases para un gran acuerdo de cara a las elecciones generales del 2006.

Un acuerdo con los radicales moderaría el intervencionismo socializante del centro-izquierda en cuestiones económicas y de la derecha en cuestiones “morales”. Hay más: la posibilidad de impulsar de una vez por todas la gran revolución económica, en sentido liberal, que la vieja partitocracia (un partido único de carácter social-cristiano en la práctica) viene frenando desde los años 50.

Buttiglione debe perder. Otra vez.



2 Comentarios:

Blogger Sirajoyfueraliberal escribe...

Me da igual lo q le pase a Buttiglione. Me gustaría que ganase Panella pero q perdiese Bonino (esa pogre q no hizo nada liberal todos los años q fue comisaria/eurocrata en Bruselas).

1:46 p. m.

 
Blogger jahd escribe...

Creo que a la Bonino le tocó una etapa particularmente poco liberal de la UE. Posiblemente ahora le dejarían hacer más cosas.

1:49 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Inicio