<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d9252516\x26blogName\x3dRadicalmente+Liberal\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://radicalmenteliberal.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://radicalmenteliberal.blogspot.com/\x26vt\x3d338769572517742805', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

1.4.05

Acierta José Carlos Rodríguez en su respuesta a Enrique Gómez

Acierta José Carlos Rodríguez al recomendar los libros que aparecen en la web de Juventudes Liberales.

Es precisamente en esos libros donde podemos leer a Hayek afirmar con rigurosa contundencia que “probablemente nada ha hecho tanto daño a la causa liberal como la rígida insistencia de algunos liberales en ciertas toscas reglas rutinarias, sobre todo en el principio de laissez-faire".

No entrarían, pienso yo, en el capítulo de rígidos liberales aquellos como Richard Rahn del Cato Institute que defienden privatizar el servicio postal público, reducir los subsidios agrícolas y utilizar lo ahorrado en dar acceso a Internet a la gente más pobre y aislada.

Para tosco o rígido, escorándome al plano de las consideraciones personales, la afirmación falaz, engañosa y manipuladora del señor Rallo al iniciar su respuesta al artículo de Enrique Gómez con un párrafo de este calibre: "Cuando un liberal defiende de manera insistente la nazionalización de un servicio deberían encenderse todas las luces de alarma. La reiterada petición de que el Estado nazionalice las redes de Internet, que algunos liberales se placen en capitanear, sólo puede ser calificada de mayúscula barbaridad"

Responde acertadamente Enrique: “...eso es absolutamente falso, ya que en ese artículo lo único que proponía era que el Estado se abstuviera de cerrar las redes que se están creando, y que permita a cualquier ente (individuo que pone un punto de acceso en su casa, comunidad de vecinos que comparten una wifi o ayuntamiento que da acceso gratuito a sus ciudadanos) proveer de conexión a quien quiera. Y todo esto venía a cuento de la resolución de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones en la que se obligó al Ayuntamiento de Barcelona a cerrar las redes inalámbricas que había construido en algunos barrios”

Nazionalizar un servicio con “z nazi” es otra cosa. Nunca podría defenderlo un tipo que abandona con lúcida frecuencia el ciber-salón de los debates de café barato para colaborar a pie de calle con aquellos que frente al Estado nazionalizador y el “mercado oligopolista” extienden con sus propias manos una red alternativa, civil y libre.

12 Comentarios:

Blogger Roberto Suárez escribe...

Quisiera yo saber, si es posible, como se puede hacer una exégesis de Hayek tal que uno decida que no es "rígido" privatizar el servicio postal público, pero sí lo es abogar por la libertad en el acceso a Internet. Por no hablar de reducciones impositivas tremendas, como las defendidas por JJ.LL. ¿Qué diría Hayek de eso? ¿Seguimos?

Porque puestos a hablar del maestro, cabría hablar de su odio al cientismo, a la planificación, a la arrogancia de quien se cree capaz de decidir las preferencias ajenas. Y de eso va lo defendido por Enrique, y eso critica Rallo con la brillantez habitual, aquélla que viene motivada por la coherencia discursiva y la reflexión, siempre educada, por cierto, como hacía también Hayek.

En otro orden de cosas, si el Sr. Rallo es tosco, no me imagino yo como cabría calificar a algunos, entre los que me incluyo. Rígido sí que es, como lo es en igual medida José Carlos: en la defensa de la libertad, en la que no caben medias tintas, pues si se defiende la coacción ha de argumentarse, así sea equivocadamente, el por qué de esa defensa.

Y gracias a los "debates de café-barato", otros ilustes liberales como Rothbard, analizaron (y rebatieron) profusamente la defensa de la coacción hayekiana. Quizás porque gracias a esos debates es posible saber luego qué narices se defiende en la calle sin caer en flagrantes contradicciones discursivas, que hacen inenteligible lo que se quiere transmitir.

Movilizarse está muy bien, pero hay que saber para qué y ofreciendo qué. Y de eso, por cierto, también escribió mucho Hayek.

7:37 p. m.

 
Blogger José Carlos Rodríguez escribe...

Nipho,

Sé que hago bien en recomendar los libros que aparecen en la página de Juventudes Liberales. Gracias por reconocérmelo.

Pero yo le daba una interpretación distinta. Si vuelves a mi anotación, comprobarás que el contexto no era la necesidad o no de municipalizar los servicios de internet, sino en su distanciamiento del liberalismo, como del socialismo, en favor de lo que llama ciberpunk. Yo sigo pensando que él es liberal, pero me puedo equivocar. Claro que entiendo que comete un error en la comprensión de qué sea el liberalismo, a tenor de lo que él escribe en su anotación y es por eso que le recomiendo, entre otros, los libros que se exponen en la página de JJLL.

Por otro lado, siempre he leído con atención la obra de Hayek y desde luego jamás había caído en una interpretación como la tuya. Liberalismos hay muchos, es cierto, y no hay más que leer Red Liberal. Por cierto, otro de los aspectos que traté en mi anotación.

Por último, mi crítica a Enrique Gómez, que sigue pareciéndome un articulista muy interesante, era más bien de estilo. Esto de entrar en el debate, incluso citando a quien te critica, o permitiendo, porque lo hacen las nuevas tecnologías, que haya comentarios de los lectores, pues está muy bien.



Un saludo.

10:18 a. m.

 
Blogger Nipho escribe...

Hombre Roberto, todos somos en cierta forma exégetas de los clásicos. Y es precisamente Hayek el que habla de un ámbito INDISCUTIBLE de tareas para la actividad pública con el conocido argumento “smithiano” –los canales de comunicación!!- de complementar el mercado allí donde no puede ser eficaz a la hora de suministrar ciertos servicios básicos. Y me parece obvio que a día de hoy en EEUU y España el mantenimiento del servicio postal público (privatización YA!!) no entraría en la consideración “smithiana” –de los servicios estratégicos- asumida por Hayek. Sí, probablemente, la mejora de la conexión por carretera entre Cabrañes y Pilona. ¿La instalación, a cargo del presupuesto público de wi-fi en aquellos municipios a los que el mercado u otro tipo de “iniciativa civil” no lleva internet?

“Rallo con la brillantez habitual”

Ejem, la manipulación puede hacerse con brillantez o de una manera tosca. Desconozco en todo caso la razón para que gente como Rallo mienta tan descaradamente y además de una manera, precisamente, tan tosca. Ya había pasado esto con Emilio Alonso y sus invenciones sobre los radicales.

Lo patético son los elogios entusiastas de la “pequeña cuadrilla de guardia” a las toscas mentiras de estos dos brillantes bloggers. Lo ridículo es aplaudir todo lo que hacen los “nuestros” y ponerse la venda cegadora del adolescente zumbado de un club de fans.

El amor a la verdad es el amor a la verdad. Miente y manipula quien diga que Enrique Gómez pide la nacionalización de las redes de internet.

Más allá de que sea mucho más preocupante la técnica totalitaria de engordar la propia mentira con la desproporción de lo abruptamente y exageradamente falso: “Cuando un liberal DEFIENDE de manera INSISTENTE la NAZIONALIZACIÓN de un servicio...” “La REITERADA PETICIÓN de que el Estado NAZIONALICE las redes de Internet...”

Cuando un liberal utiliza estas técnicas totalitarias deberían encenderse todas las luces de alarma.

Casi tan tosco, manipulador y sobre todo cutre como inventarse un supuesto afán de muchos radicales por asociarse nominalmente a la izquierda, y construir sobre eso una "brillante" respuesta a su medida.

Es verdad que replicar a mentiras tan abultadas no merecería otra cosa que el desprecio de no hacer aprecio. Prometo intentarlo.

“Movilizarse está muy bien, pero hay que saber para qué...”

Por ejemplo y es sólo un ejemplo: POR LA LIBERTAD de los bloggers encarcelados en Irán, organizando una protesta en las puertas la embajada de este país en Madrid. Lo hicimos, por cierto, junto a los Ciberpunk y nadie de Red Liberal. “Estarán ocupados cavilando sobre el iusnaturalismo y no tendrán tiempo para exigir, con nosotros y los Ciberpunk, la libertad de los que no pueden disfrutar de ella, me decía un compañero de nuestra modesta red de activistas de provincias(radical.es) cinco minutos antes de abrir las páginas de un libro de Bruno Leoni y de renuciar -otro sábado- a la lectura de Erpayo y Emilio Alonso. No hay color.

12:35 p. m.

 
Blogger José Carlos Rodríguez escribe...

No, Nipho. Ahí te equivocas.

No solo Red Liberal ha sido muy activa en la denuncia del ataque a la libertad de expresión en Irán, sino que ha habido otros bloggers como Nacho Escolar o Juan Varela que también lo denunciaron.

Acuérdate de esta anotación de Daniel Rodríguez:
http://www.liberalismo.org/bitacoras/3/2246/

Un saludo.

2:38 p. m.

 
Blogger José María escribe...

Me parece que deberías releer el artículo de Rallo, porque le atribuyes lo que él no afirma tan categóricamente, sólo se pregunta si Enrique no defiende la nazionalización de las redes.

Por otro lado me extraña que alguien como nipho "radicalmente liberal" como se autoproclama parezca defender la provisión de ciertos bienes públicos por parte de las administraciones públicas junto a otros entes privados.
Qué curioso que un "neocón" como yo le niegue esa potestad a las administraciones públicas en el campo de las redes y alguien tan "radicalmente liberal" comprenda tan bien a Enrique en su defensa de la provisión pública de ciertos servicios.
Por otro lado no tengo nada en contra de que los ciudadanos organicen sus redes y desapruebo la normativa de la CMT que lo impide.

Me llama la atención el grado de agresividad con el que disientes de Rallo.

Me hace gracia que Enrique atribuya a red liberal un carácter neocón, me hace gracia porque en su inmensa mayoría están en contra de las intervenciones armadas para imponer la democracia, y estando en contra de eso ¿cómo pueden ser neocons?

Tú nipho te manifiestas ante la embajada de Irán y me parece muy bien, pero yo preferiría derrocar violentamente al régimen de los mullahs demoníacos, y no sé por qué me dice mi intuición que ahí no seguirías a un neocón como yo, porque claro tú eres civilizado y yo soy violento y malo como los mullahs a quienes tanto detesto. En fin paradojas de la vida.

Por cierto Roberto, cuando dices que Hayek odiaba el "cientismo" ¿te referías al cientifismo? si es así me hace gracia que nadie odie a la ciencia, es algo así como odiar a la verdad, en fin supongo que por eso nunca he dicho ni diré que soy liberal, porque con semejantes profetas en sus filas mejor continúo en mi propio bando.

3:51 p. m.

 
Blogger Albert_Esplugas escribe...

jmaria, por cientismo debe entenderse el empleo en economía del método de las ciencias naturales. El cientismo, el monismo metodológico, se critica precisamente por anti-científico.
Un saludo

8:14 p. m.

 
Blogger Adam escribe...

Me gustaría sólo llamar la atención sobre una anécdota: No deja de ser curioso que aquí los que han fundado empresas y se han batido el cobre en el libre mercado (además según dicen rechazando subvenciones) sean Fernando Vicente, David de Ugarte, Natalia Fernández, Iñigo Medina, Amaya del Amo... es decir, los denostados ciberpunks "antiliberales".

2:57 a. m.

 
Blogger José Carlos Rodríguez escribe...

Adam, te equivocas doblemente. O incluso triplemente.

Yo no quito el carnet de liberal a los ciberpunk. Mucho menos les llamo antiliberales.

Ellos sí se distancian del liberalismo. Por ejemplo David de Ugarte, que me reconoció que no se sentía cómodo con el apelativo liberal. O Enrique Gómez, que se distancia por igual de liberalismo y socialismo. Yo no solo no les niego que sean liberales sino que en el caso de Enrique Gómez he dicho que le sigo considerando liberal, pese a que es él quien se distancia. Se me puede acusar de un empecinamiento injustificado, pero no de negarle su carácter de liberal.

Y ellos sí llaman antiliberales a los liberales.

En resumen, que no sé qué tienes en la cabeza cuando dices eso. Por cierto, que empresarios liberales en Red Liberal hay muchos. No es mi caso, ciertamente.

Y sobre los "denostados ciberpunk" te diré que no sé de qué hablas. Son ellos quienes acustumbran a "denostar", aunque sea un verbo demasiado fuerte para lo que hacen. Incluso para lo que intentan.

1:56 p. m.

 
Blogger Roberto Suárez escribe...

¿Y qué tal sienta leer a Leoni? Porque no es que sea precisamente un moderado el brillante italiano.

Ya dije que me parece fantástico que os manifestéis; simplemente no es incompatible con debatir ideas y exponerlas, para que calen. Porque o se gana la batalla de las ideas o nada de nada.

Saludos.

10:57 p. m.

 
Blogger erpayo escribe...

"No deja de ser curioso que aquí los que han fundado empresas y se han batido el cobre en el libre mercado (además según dicen rechazando subvenciones) sean Fernando Vicente, David de Ugarte, Natalia Fernández, Iñigo Medina, Amaya del Amo... es decir, los denostados ciberpunks "antiliberales"."

ja, ja, ja... ahora resulta que van a ser los héroes que se sacrifican por la humanidad...

mira, yo no me sacrifico sino que intento ganar pasta y con ese ánimo he intentado desarrollar infraestructuras en el mundo rural: pero no quieren pagar lo que cuestan que es lo mismo que decir que NO LAS QUIEREN...

Es muy bonito eso de vivir en el campo con las comodidades de la ciudad pero sin sus inconvenientes...

En el pasado el libre mercado provocaba que la población se repartiera acorde a un mejor aprovechamiento de los recursos... Sin embargo ahora tenemos que sufragar por cojones el sentimentalismo de los ruralistas y mantener un mundo anacrónico e improductivo y lleno de gente sin afán ninguno de innovación: de paletos al fin y al cabo y el que vale escapa de allí. La PAC y las redes públicas son dos caras de la misma moneda.

Puede parecer prepotente o sobrado, pero si se conociera mínimamente la realidad se me daría la razón. Pero entiendo que las enseñanzas del gurú sean tan cegadoras.

1:34 a. m.

 
Blogger erpayo escribe...

por cierto no es un problema de oligopolio sino de catetos...

y los ciberpunkis harían mejor en gastar su tiempo enseñando a los curritos de a pie por qué necesitan internet en vez enseñando al alcalde de turno por qué les deben contratar a ellos

2:14 a. m.

 
Blogger Nipho escribe...

(Me) dice José María:

"Me parece que deberías releer el artículo de Rallo, porque le atribuyes lo que él no afirma tan categóricamente, sólo se pregunta si Enrique no defiende la nazionalización de las redes”

Releído, José María. No hay vuelta de hoja. Rallo dice: "Cuando un liberal defiende de manera insistente la nazionalización de un servicio deberían encenderse todas las luces de alarma. La reiterada petición de que el Estado nazionalice las redes de Internet, que algunos liberales (aquí enlaza al blog de Enrique Gómez!!!) se placen en capitanear, sólo puede ser calificada de mayúscula barbaridad"

Joer, José María. Más categórico no puede ser. Y falso.

También me dices:

“Qué curioso que (...) alguien tan "radicalmente liberal" comprenda tan bien a Enrique en su defensa de la provisión pública de ciertos servicios”

Recuerdo a un tonto de capirote hace tiempo que escribía en un foro contra el “giro socializante” o algo parecido -¿traición a los principios liberales?- del Movimiento Libertario de Costa Rica por el voto de un representante libertario local a favor de invertir una partida del presupuesto público en asfaltar una carretera comarcal. Aquel día me acordé también de aquella sentencia tan contundente de Hayek, que he recordado recientemente: “probablemente nada ha hecho tanto daño a la causa liberal como la rígida insistencia de algunos liberales en ciertas toscas reglas rutinarias, sobre todo en el principio de laissez-faire".

Sería bueno reflexionar sobre la contundencia en la afirmación de Hayek: PROBABLEMENTE NADA HA HECHO TANTO DAÑO A LA CAUSA LIBERAL.

Es el propio Hayek –y no Carlos Marx- quien hace suyos los argumentos intervencionistas de Adam Smith (estos son los “radicalmente liberales”) al hablar de las diferencia entre las partidas que entran en el cálculo privado y las que afectan al bienestar social, al defender que siempre que esta diferencia se hace considerable hay que encontrar un método que no es el de la competencia, para ofrecer los servicios en cuestión.

Y al respecto de las redes/canales universales de comunicación/infraestructuras y el papel de la “Administración Pública” yo no he manifestado mi opinión. Sólo he manifestado mi opinión sobre:

1.) La inequívoca fuente de doctrina liberal (Hayek/Smith) de la que beben aquellos que defienden que la administración pública debe garantizar “el derecho público de acceso”.

2.) Denunciar la manipulación que hace Rallo de un artículo de Enrique Gómez.

Yo no he entrado en el debate de “yo soy más liberal” (al más puro estilo del “yo la tengo más larga”) en el que parece que se ha convertido el debate entre liberales en España al medir el grado de liberalismo en función del tosco y rígido principio snob de laissez-faire per se.

Por cierto, me dicen que FJL dijo en Albarracín: “Los libertarians no son liberales, pero cualquiera les dice nada” Hablaba de los jóvenes libertarians españoles y su particular deconstrucción del liberalismo.

Yo me quedo con los platos clásicos del liberalismo para el día de día, pero reconociendo mi admiración por la “cocina moderna” de algunos de los nuevos y jóvenes chefs libertarians.

Sean o no liberales. Para entrar en ese debate, sinceramente, no tengo tiempo. Y tampoco me parece fundamental el debate de las etiquetas. En unos días algunos liberales españoles desarrollaremos nuestra acción política liberal con la marca "radical". Y tan felices.

Un saludo cordial,
David.

6:59 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Inicio